Lo quería fichar el Real Madrid y les colgó por estar fumando y jugando Play

Por: Ulises Mtz


A nadie le queda duda que el Real Madrid siempre busca los mejores futbolistas, los que mejor nivel tengan y porque no, también los que en ventas puedan darle al equipo merengue muy buenos números. Real Madrid es especialista en contratar verdaderos cracks y difícilmente habrá algún jugador que le diga no al equipo de la capital española.

Aunque a veces hay futbolistas que sí se atreven a decirlo no al equipo merengue. Uno de los casos más sonados es el de Francesco Totti quien estuvo a nada de plasmar su firma y convertirse en un ídolo del Santiago Bernabéu, pero finalmente su amor por la Roma fue más grande. Aunque en declaraciones recientes ha dicho que si hay algo de lo que se arrepiente es precisamente de no haber firmado con el Real Madrid.

Resultado de imagen para totti real madrid
Precisamente un ex compañero de Francesco Totti en la Roma estuvo a nada de ser fichado por el Real Madrid y recientemente declaró como fueron las negociaciones con el equipo merengue. Hablamos de Gaetano D’Agostino.

Verlo jugar en el mediocampo de la Roma era todo un deleite aunque fue en el Udinese donde mostró y vivió sus mejores años, un extraordinario futbolista que enamoró a los altos mandos del Real Madrid y trataron de ficharlo, pero finalmente no pudieron convertirlo en jugador del Real Madrid.
Resultado de imagen para gaetano d'agostino
Estaba con un cigarro en la boca y el mando de la Play en las manos. Vi un número extraño en el teléfono y respondí. Me dijo quien era y lo que quería proponerme. El Real Madrid. Pensé que era una broma y les colgué.

Quien había llamado a D’Agostino era Ernesto Bronzetti, el agente de toda confianza de Florentino Pérez y quien hizo posible el fichaje de Kaká en 2009 y también de Carlo Ancelotti como director técnico del Real Madrid en 2013.

D’Agostino recuerda la plática que tuvo después con Bronzetti: Me preguntó si estaba casado , le dije que sí, me respondió que era algo bueno porque Madrid era una ciudad de tentaciones. Volví a pensar que era una broma.