#NFL - ¿Tienen los Giants un problema con Odell Beckham Jr.?

Por: Ulises Mtz


Están llevándose a cabo las Organized Team Activities para algunos equipos de la NFL, y pese a que técnicamente la asistencia para los jugadores veteranos es voluntaria, tanto el cuerpo directivo de los equipos  como la prensa alrededor de la NFL, siempre están tomando nota y reportan sobre las faltas de asistencia más notables entre los jugadores de la liga.

Siempre caracterizado por su habilidad única de hacer noticias por las razones equivocadas, el receptor estrella de los New York Giants Odell Beckham Jr. no se ha reportado a los OTA’s de su equipo en lo que parece ser una clara señal que no ha dejado atrás los problemas de madurez y conciencia de sí mismo que durante el último año particularmente lo han vuelto una figura antagónica y controversial.

Desde aquel partido en el 2015 entre los New York Giants y Carolina Panthers, en el que el esquinero Josh Norman dominó mentalmente a Beckham Jr. y logró eliminarlo completamente del plan de juego de los Giants,  Beckham empezó a mostrar al mundo que pese a todos sus virtudes atléticas, y a que cuenta con un talento que pudiera volverlo un jugador trascendental en la historia de la liga, aún tiene grandes áreas de oportunidad en aspectos personales como madurez, humildad, y aprender a conducirse como un profesional consumado.
Hace un par de días nos enteramos que Nike acaba de otorgar a Beckham el patrocino más lucrativo en la historia para algún jugador de la NFL, pero parecería que Odell Beckham cree que obtuvo ese bien merecido contrato publicitario primariamente por ser una figura en redes sociales, en lugar de tomar consciencia que lo obtuvo por ser el receptor más productivo en la historia de la NFL después de tres temporadas completas en la liga (288 recepciones para 4122 yardas, y 35 TDs), y por  jugar  para una de las franquicias más galardonadas en la historia del fútbol americano profesional.


Parecería que Beckham está más enamorado de su estatus como figura pública, que de su estatus como uno de los mejores WR de la NFL en la actualidad.
Pese a su grandeza, hay alarmantes señales que Beckham Jr. se ve a sí mismo como una marca que está por encima del escudo de los New York Football Giants, y de continuar esta tendencia seguramente caerá de la gracia del gremio mediático de Nueva York.
Preguntenle a Alex Rodriguez como le fue con eso.
La ausencia de Beckham Jr. en los los OTA’s de esta semana es un poco desconcertante, pues no hace mucho en redes sociales Beckham Jr. publicó y aseguró a sus aficionados que durante la offseason estaría completamente enfocado en dar todo para volverse la mejor versión de sí mismo posible; pero lo que realmente introduce ruido no es que Odell Beckham Jr. decida no asistir a los  OTA’s con el resto de los Giants, sino las razones por las que no lo hace. En los últimos días se ha reportado que Beckham ha estado en California entrenando con el infame Johnny Manziel - una rotunda historia de fracaso-  en lugar de estar en New York haciéndolo con Eli Manning y el resto del equipo.


Cada uno de los 35 pases de TD que Beckham ha atrapado como profesional ha sido lanzado por Manning, y la óptica pública de que prefiere pasar tiempo de entrenamiento con “Johnny Football” que con su propio mariscal de campo - que es un genuino jugador de franquicia con dos títulos de Super Bowl en su haber -  simplemente no es buena; mucho menos cuando lo último que vimos de Beckham Jr. en los emparrillados fue en los playoffs frente a los Green Bay Packers, donde tuvo un partido terrible (soltó dos pases en la primera mitad que pudieron haberle dado una ventaja de 14-0 a los Giants en el primer cuarto) una semana después de inoportunamente pasar el fin de semana de fiesta en Florida y por lo que fue fuertemente criticado en los medios.
No hay nadie en sus 5 sentidos que pueda negar la grandeza de Odell Beckham Jr. como WR en la NFL, ni el impacto tan positivo que ha tenido para los Giants desde que llegó a la liga. Es inclusive posible argumentar que, de no ser por la selección de Beckham en el primer round del NFL Draft en el 2014, inmediatamente después de la temporada de ese año - en la que Nueva York terminó con un récord de 6 ganados y 10 perdidos - los Giants hubieran despedido a Tom Coughlin como Head Coach, a Jerry Reese como General Manager, y que Eli Manning no hubiera recibido una extensión de 3 años a su contrato poco tiempo después. Beckham Jr. llegó a los New York Football Giants a salvar empleos, y a sacar a Big Blue de la mediocridad que los había permeado desde que ganaron su último Super Bowl en la temporada 2011.


Beckham Jr.  es claramente una de las jóvenes estrellas de la liga y el receptor más talentoso que han llegado a la NFL desde Randy Moss. Pero así como Moss, Terrell Owens, y Keyshawn Johnson, Odell Beckham Jr. parece estar peligrosamente caminando en la línea que separa a las leyendas de los emparrillados como Jerry Rice o Steve Largent , de aquellos que debido a colocar sus prioridades en los conceptos equivocados terminaron  siendo recordados como grandes jugadores que nunca pudieron realizar su potencial completo pese a haber tenido carreras productivas.  

Solamente el tiempo dirá si  al concluir su carrera, recordaremos a Odell como uno de los más grandes, o como una de las historias de talento desperdiciado más contundentes en la historia de los deportes.
Por lo pronto los Giants son uno de los equipos más prometedores de la liga para la temporada 2017, y si realmente son contendientes a ganar la NFC, Odell Beckham Jr. tendrá que continuar siendo la pieza central de la ofensiva del coach Ben McAdoo. Esperemos que sus múltiples distracciones fuera del campo no sean un conflicto que descarrille al equipo.

Por: Jimena Sánchez y @Cover3_mx